dissabte, 12 de març de 2011

PRENYADA DE SILENCI




El mirall ha emmudit
i no m’ha dibuixat cap mot,
ni una sola paraula.
El meu rostre buit, cansat
no incita a la conversa.
No ha pas canviat la imatge
és el gest,  que neix de molt endins
el que ho canvia tot.
No em reconec jo, enmig d'aquest silenci.
Allà,  dessobre l’escriptori
reposa la ploma, indolent
damunt d’un quadern
de fulls en blanc.
No paren de xerrar amb veu rovellada, 
entre elles,
totes les paraules que no he pogut escriure,
i m’han deixat ben buida, prenyada de silenci.

1 comentari:

Salomé Guadalupe Ingelmo ha dit...

Muy a menudo la parte mejor de nuestras obras, la más sincera, es la que no escribimos… exactamente. Quiero decir que, en el fondo, hay muchas formas de revelar. Y una de ellas, quizá la más elocuente o cuanto menos una de las de mayor fuerza expresiva y de mayor carga emotiva, es el silencio. No es fácil de manejar. Ni en la conversación ni sobre la turbadora página en blanco. Creo que aprender a convivir con él haciendo gala de un razonable grado de serenidad es indicio de madurez en lo humano y, por supuesto, en lo creativo. Felicidades por tanto.